Poema (La Pradera)

Un buen dia en aquel sitio tan calido
los pajáros cantaban con mucha alegria,
su campo fresco,
 su aire puro no se parecia a la ciudad fria,
no habia limites ni normas absurdas solo eras
tu, y tu pradera fresca llena de alegría donde se nos fue el miedo.

En esta pradera donde las ovejas pastan
y el pastor descansa.
 llega el atardecer las flores se marchitan entre la hierba.
Con sus bellas hojas cayendo sobre el suelo,
despidiendo el verano y enbelleciendo el otoño.
Es un buen lugar para disfrutar de la hierba verde y sintiendo la brisa pasar,
El calor ya paso y el frio vendra los pajáros ya se van
y las hormmigas  se esconderán.

Comentarios